Comparativa de servicios de hosting web

 

A la hora de contratar un servicio de Hosting web o alojamiento web siempre nos viene a la mente una primera cuestión: ¿Qué tipo de hosting web necesito para mi proyecto web?. En aras de que todos los lectores entiendan las ventajas de cada uno de los tipos de hosting web, incluso los menos versados en la materia, vamos a partir de un simil con la planificación de entrenamiento de un proyecto deportivo a largo plazo.

Partimos en una primera fase, en la que hemos decidido iniciar un nuevo deporte – atletismo por ejemplo -, comenzamos comprándonos el equipamiento deportivo, normalito,  para iniciar nuestra aventura y leyendo sobre los fundamentos de ese deporte, es como si hubieramos elegido y comprado un dominio, que no será el definitivo, y estuvieramos en la fase de evaluación de las metas del proyecto, no sabemos todavía si tendremos éxito en esta nueva andanza y decidimos tomar contacto con el terreno e ir preparándonos nosotros mismos, efectivamente después de adquirir el dominio y realizar un diseño básico de la página web, contratamos un Hosting gratuito para ir probando cada una de las ideas e ir realizando un entrenamiento por nosotros mismos.

Parece que este deporte nos va gustando e incluso observamos que nos divierte, a pesar del esfuerzo inicial, y tenemos cierto talento natural, en esta etapa hemos conocido a otros corredores, nos han ido contando sus experiencias que nos han servido para darnos cuenta de nuestras propias limitaciones en cuanto al entrenamiento, por ello decidimos que es el momento adecuado para pasar a una segunda fase: el entrenamiento en grupo, está claro que el hosting actual adolece de numerosas limitaciones en cuanto a nivel de recursos, seguridad, caídas frecuentes del servidor, lentitud etc., es el momento de pasar a un Hosting compartido, donde se reparte la capacidad de un mismo servidor entre un conjunto de usuarios y ello nos otorga mayor autonomía en la gestión de nuestra página web, recursos escalables al posibilitar contratar planes con mayor espacio en disco, mayor transferencia de datos, mejor rendimiento de la CPU y memoria, etc y todo ello a un módico precio.

Ya dominamos la esencia del atletismo y contamos con un buen fondo físico, pero nuestra meta está aún lejana, observamos como corredores del grupo despuntan, trás preguntarles, nos comentan que reciben un entrenamiento extra en el gimnasio, es la tercera fase, decidimos migrar nuestro actual servicio de alojamiento web compartido a un Hosting virtual (VPS) que nos ofrece ventajas: se mejora la seguridad pues disponemos de un espacio aislado de otros usuarios alojados en el mismo servidor, evitamos que el uso de los recursos dispuestos por parte de otros usuarios en el mismo servidor nos afecte, se pueden añadir o quitar programas a voluntad según las necesidades.

El entrenamiento en gimnasio nos ha ido bien, pero pronto nos percatamos que si queremos competir con éxito, no todo reside en ganar fondo físico y musculatura, necesitamos depurar nuestra técnica, necesitamos un entrenador personal, el servidor virtual privado nos ha ido bien pero el espacio de disco duro, memoria RAM y CPU aún son compartidos, es el momento de iniciar una cuarta fase y migrar nuestra página web a un Hosting dedicado, por fin dispondremos del 100% de los recursos del servidor, como espacio en disco, CPU, memoria RAM; de todo el ancho de banda, aumentará la velocidad de carga de nuestra página web e incluso dispondremos de una IP única o dedicada, todo un lujo, eso sí habremos de rascarnos los bolsillos.

Hemos competido con éxito y empezamos a ganar competiciones y a obtener buenos registros, gracias a nuestro entrenador personal hemos mejorado nuestra técnica, pero nuestra meta es pertenecer a la élite, competir en los juegos olímpicos y ganar, para ello, la visión de un solo entrenador personal es insuficiente, necesitamos un entrenamiento de élite con preparadores en todas las areas: técnica, nutrición, fondo físico, etc, nuestra página web va viento en popa, tenemos una amplia red de suscriptores y un tráfico que puntualmente se dispara, la página empieza a ser rentable y llegó la ansiada quinta fase contratar un Cloud Hosting, sólo pagaremos por los recursos utilizados, eliminaremos el riesgo de caída del servidor, dispondremos de todo el hardware o software necesario en la propia nube.

     
Hasta aquí con la historia de atletismo, por supuesto medalla de oro :), y con las distintas fases en la contratación del hosting web, espero el simil haya sido adecuado, y si no ha quedado claro a continuación tenéis una ilustrativa infografía realizada por el site alojate.com.mx sobre los tipos de hosting web con sus diferencias, ventajas e inconvenientes que sirve para tener una visión rápida y global de los principales servicios de alojamiento web existentes.

 

comparativa de tipos de hosting web

Sobre el Autor

Rafael Alvarez Rubio